Avantajele acceptarii platilor online

In cazul in care afacerea dumneavoastra vinde produse sau servicii prin intermediul unui site web, probabil, pierdeti o cantitate semnificativa de afaceri daca nu acceptati platile on-line. Cumparatorii online s-au obisnuit sa plateasca pentru achizitiile lor imediat si sa primeasca produsele repede. Datorita caracteristicilor de securitate, cum ar fi criptarea numarului de card si protectia impotriva fraudei, oamenii pot cumpara online cu un grad ridicat de incredere. Compania Prioripay ofera un astfel de serviciu, iar pentru mai multe informatii va rugam sa accesati pagina prioripay.com.
plati online cu cardulUnul dintre avantaje este satisfactia imediata. Pentru client, satisfactia imediata este motivatia principala pentru cumparaturile on-line. Plata online permite unui client sa plateasca pentru un produs imediat, increzator ca se va livra rapid. Daca un client trimite banii prin posta, el trebuie sa astepte primirea banilor si pentru eliberarea fondurilor, adaugand foarte mult la cantitatea de timp in care el asteapta pentru produs. Confruntat cu aceasta intarziere, un potential client este posibil sa caute un alt vanzator sau magazin online.
Un alt motiv pentru care este bine sa se accepte platile online este securitatea vanzatorului. Atunci cand un client plateste pentru un produs on-line, metoda de plata a clientului este autorizata si banii sunt plasati intr-un cont de afaceri imediat. Acest lucru elimina unele riscuri financiare din partea vanzatorului, care nu mai trebuie sa isi faca griji pentru eventualele cecuri care nu sunt valabile.
Mai apoi intervine increderea clientului. Un potential client poate fi usor nervos cu privire la perspectiva de cumparare de la un vanzator daca respectivul client nu are nici o experienta anterioara cu compania vanzatorului – mai ales daca el a avut probleme cu achizitiile online in trecut. Protectia impotriva fraudei pe care o ofera multi furnizori de carduri de debit si de credit poate atenua preocuparile sale, deoarece el va sti ca poate face o plangere la banca lui, daca nu primeste produsul sau serviciul pe care l-a cumparat.
Nu este de neglijat nici problematica platilor recurente. Acceptarea platilor on-line elimina dificultatea asociata cu efectuarea platilor recurente prin cec sau ordin de plata. Daca aveti un serviciu pe baza de abonament, puteti stoca informatiile de plata ale clientilor si sa colectati platile automate la fiecare termen de subscriere, mai degraba decat sa trimiteti memento-uri cum ca sunt datorate plati.
Plata cu cardurile de credit este de asemenea un avantaj. Pentru ca un client sa plateasca pentru un produs prin cec sau ordin de plata, el trebuie sa aiba fondurile disponibile sa plateasca integral pentru produs imediat. Cardurile de credit permit consumatorilor sa plateasca pentru obiectele scumpe in rate; tranzactiile on-line pot creste dramatic vanzarile daca unele dintre produsele pe care le vindeti sunt costisitoare.
Nu in ultimul rand exista avantajul marketingului afiliat. Acceptarea serviciului de plati online cu cardul permite afacerii dumneavoastra sa lanseze un program de afiliere. Cu un program de afiliere, editorii online pot castiga bani prin trimiterea clientilor catre dumneavoastra in schimbul unei parti din venituri atunci cand se fac vanzari. Desi un program de afiliere poate provoca o usoara reducere a profiturilor, acesta poate, de asemenea, creste foarte mult vanzarile.

Historia de un toreo

El espartero

espartero

 

Más cornás da el hambre…que dijo El Espartero

Esther Poza

“Más cornás da el hambre”, frase mítica reveladora de una filosofía del toreo que llevaría a la tumba al pundonoroso torero del barrio de la Alfalfa, Manuel García Cuesta, El Espartero.

Este hijo de un modesto espartero, desde muy pequeño siente la llamada de la vocación taurina, actuando por primera vez en público en el ruedo de Guillena. Aprovecha cualquier oportunidad de echar la capa en todas las escapadas nocturnas que se le presentan y en el año 1892 logra presentarse en la plaza de Sevilla en calidad de banderillero.

Un año después comienzan sus actuaciones como matador de novillos obteniendo un gran éxito en Cazalla de la Sierra. En 1885 se presenta como novillero en Sevilla, estoqueando ganado de Anastasio Martín. El Espartero fue conocido en su época por su gran valentía y pundonor, que le llevaron a la muerte en una trágica tarde de mayo del año 1894 en Madrid.

La figura romántica del Espartero es legendaria por el extremo coraje que manifestaba en una escalofriante quietud de pies frente a las embestidas de las fieras; no es de extrañar que tan sólo en el primer año de su carrera como matador sufriera 15 cornadas. Pese a su buen hacer torero, El Espartero fue criticado en múltiples ocasiones de llevar alta la flámula y hacer un pequeño extraño con el brazo, que no era otro que dibujar una parábola en el momento de herir, por lo que en término general, quedaba el estoque mal colocado. Este defecto jamás fue corregido por el matador.

Como novillero, su fama empieza a crecer y en dicha tesitura se anuncia su alternativa en 1885 en Sevilla. Así el 13 de septiembre y de manos del El Gordito estoquea superiormente dos toros de saltillo. En esas circunstancias la presentación en Madrid se rodea de la máxima expectación. La suerte es esta vez esquiva y la prensa ataca el valor inconsciente que no mucho después le llevaría al cementerio.

En 1888 alterna con Guerrita en la plaza de Sevilla, en medio de un ambiente de tal rivalidad entre los partidarios de uno y otro torero, que el propio Espartero hubo de defender al cordobés de las agresiones de sus detractores. La de 1891 es su temporada más gloriosa. Los favores del público son suyos, creando un ambiente hostil al Califa de Córdoba.

En 1894 vuelve a la plaza de Madrid donde encuentra la muerte en el miura de nombre Perdigón. Una fatídica cornada en el vientre le hace expirar en la enfermería de las Ventas. El Espartero no había cumplido aún los 30 años. El cadáver fue llevado en tren a Sevilla y en el magnífico entierro se popularizaron aquellas famosas coplas: “Ocho caballos llevaba el coche del Espartero…”.

El Espartero ha pasado a la historia de la tauromaquia como un torero caracterizado por su quietud y el uso de terrenos inéditos. Fue el precursor de un nuevo estilo, que más tarde llegaría.
buenos3
Buenos compañeros

Cuentan los escritos de la época y compañeros del genial torero Rafael El Gallo, que aquél tenía algunas salidas que han pasado a dar forma a las más graciosas y entrañables anécdotas que se recuerdan en el mundo del toro.

En este caso, era Vicente Pastor quien recordaba una de las peores faenas de El Gallo con el primer toro de la tarde. El público se hartó de chillar e increpar a El Gallo, el cual recibía el consuelo de Vicente Pastor cuando se acercaba a la barrera:

– ¡ Hay que ver cómo está el público esta tarde, Rafael…!

A lo que El Gallo replicó:

– ¡ Pá vosotros genial…ya os los he dejao a tós roncos!

Plazas de toros

cali

Cañaveralejo, Cali (2)

Antonio Capón Sánchez

La historia de esta plaza comienza un 28 de diciembre de 1957 cuando en su corrida inaugural la ganadería de Clara Sierra elige sus mejores toros para que Joselillo de Colombia, Joaquín Bernadó y Gregorio Sánchez pusieran la primera piedra taurina al que hoy es, junto con el de México, el coso más importante de América.

La Plaza de toros de Cali, o de Cañaveralejo, cobró pronto gran importancia gracias a la la Feria de la Caña de Azúcar de Cali y la Fiesta, cada vez más, fue haciéndose parte de la tradición cultural de los caleños. Pero es a partir del 30 de junio de 1995 cuando comienza la historia reciente.

En esa fecha se constituye la sociedad anónima Plaza de Toros de Cali, cuyos antecedentes hay que buscarlos hacia 1970, cuando la Asamblea de Accionistas decidió crear una fundación sin ánimo de lucro a la que llamó Fundación Plaza de Toros de Cali. Desde entonces no ha dejado de tener un aporte invaluable dentro de la comunidad. A esta Fundación se le entregó el manejo administrativo y financiero de la sociedad anónima, para de esta forma donar todas las utilidades del negocio a través de entidades que se encarguen de prestar servicios a las clases menos favorecidas de la ciudad.

En la actualidad tiene inscritas 20.595 acciones en circulación y está orientada por una Junta Directiva que es elegida por los accionistas cada dos años. La estructura de la plaza estuvo bajo la dirección de los ingenieros Francisco Villaquiran y Gino Faccio, quienes empezaron la construcción con la financiación inicial del gobierno, algunos bancos y las 2.740 acciones que fueron compradas por la ciudadanía caleña. La obra está pensada para 17.000 personas y el proyecto, desde el principio fue concebido como algo más que un mero recinto taurino.

A la característica forma de embudo hay que unirle los mejores corrales del mundo donde se puede albergar diez encierros diferentes, una amplia zona de aparcamientos y un espacio destinado a las oficinas administrativas. Además, la plaza es un espectacular recinto en el que dan cita espectáculos públicos de carácter deportivo, cultural, educativo o de ocio.

Mucho ha llovido ya desde aquella tarde. “Resoplón”, el primer toro lidiado, negro bragado, No. 14 que pesó 420 kilos aproximadamente (en esa época no había pesa), llamaba a la puerta de toriles momentos antes de que Melanio Murillo colocara la primera vara de la reciente plaza. Esa tarde en la que el inolvidable y admirado Joaquín Bernadó tuvo el honor de cortar la primera oreja y en la que Joselillo de Colombia dignificara el albero con la vuelta a su perímetro. Pero la vida sigue, con ella también la Fiesta y hoy día la Plaza de Toros organiza la temporada taurina más importante de Colombia. Diez corridas de toros y una novillada con picadores son el epicentro de la Feria, en la que la ciudad se engalana para recibir a los primeros espadas del escalafón internacional. Pero si hablamos de esta plaza no debemos olvidar dos intensas propuestas taurinas que tuvieron aquí su principal soporte.

La llamada Temporada de Luces, ya que del año 1994 y hasta 1998 se realizaron corridas nocturnas en Cali. El resultado taurino fue excelente; toreros y toros de primera categoría deleitaron a la nueva afición con corridas que ya son historia. Pero como casi siempre, y más en un país repleto de convulsiones, factores económicos no permitieron continuar con esta temporada. Además es de destacar las Novilladas Preferia y Cursos Prácticos: Estos festejos son organizados directamente por la Escuela Taurina de Cali, cuya encomiable lavor con las jóvenes figuras en ciernes es digna de admiración y elogio. Allí se dan cita los jóvenes novilleros que lidian a muerte reses de ganaderías del Valle y el Cauca, con el ánimo de formarse hasta convertirse en matadores de toros.

Tauromaquia

Lance a pies juntos

getimagePara torear a pies juntos, al igual que con el compás abierto, al toro se le echa el capote delante, para traerlo enganchado con los vuelos. Cuando el toro toma el capote, el torero, dando el medio pecho, va girando la cintura y en muchas ocasiones los talones, acompañando el recorrido del animal. Así lo han hecho los más excelsos representantes del toreo a pies juntos, como Pepe Luis Vázquez.

 

Larga cambiada a porta gayola

tggh El torero se coloca frente a la puerta de chiqueros, guardando las distancias, en el momento justo en que va a salir el toro. Al animal se le debe fijar y llamar su atención, a la vez que se coge el capote con ambas manos, pues el torero no sabe aún por qué lado embestirá finalmente el toro.

Cuando el astado ya está fijo, el matador esperará a que meta la cara en el capote, en los vuelos. Entonces el matador soltará la mano que no torea, pasará la otra por encima de la cabeza dando la vuelta al capote e intentará hacer la suerte lo más lucida posible.

La larga cambiada de rodillas también se puede dar en el tercio. Su ejecución es similar, si bien el matador deberá situarse más fuera de la trayectoria del toro, para que el animal se venga de dentro a afuera.

Lopecina

lopecina Se comienza con el capote plegado. La mano izquierda se sitúa en el centro de la esclavina y la derecha en el extremo derecho, citando así al toro que debe arrancarse de lejos. El brazo derecho hay que levantarlo para imprimir vuelo al capote, quedando plegado constantemente en un momento del movimiento, dirigiéndolo primero hacia el lado derecho.

Después se varía el giro y se dirige hacia el izquierdo, cambiando así la embestida del toro que deberá salir finalmente por este lado. La suerte se finaliza con un movimiento similar al giro de la chicuelina, en sentido contrario a la embestida del animal. Si desea ejecutar otra lopecina el matador deberá distanciarse de la res y citarla nuevamente de lejos.

En la actualidad, El diestro Julián López El Juli realiza esta suerte con frecuencia en lo que ha supuesto la resurrección de esta particular suerte del toreo a pie.

Gaonera

GaoneraGaonera Se le atribuye a Rodolfo Gaona. El diestro se echa el capote a la espalda con un medio farol. Cuando el toro embiste al engaño, el torero, que mantiene un lado del capote sujeto con una mano y el otro con la otra, estira uno de los brazos al acercarse el toro para mostrarle el engaño y darle salida por ese lado, cargando a la vez la suerte. Pasa el toro ante el pecho.

Chicuelina

Entre las muchas suertes de capa que se conocen, la chicuelina es de las más socorridas en el toreo moderno. El inventor de la “Chicuelina” fue el famoso torero cómico Rafael Dutrus “Llapisera”, que la aplicaba en la lidia de becerros. Más tarde fue Chicuelo quien copió este lance para ejecutarlo con los toros. Así recibieron el nombre de “Chicuelinas”.

Sujetando el capote con ambas manos, citando de frente al toro, se espera que éste llegue a los terrenos del diestro, que, girando sobre sí mismo, hace pasar al animal por el costado, para, a continuación, ganar terreno y quedar colocado para el siguiente lance.

La Verónica

Lance natural con el capote en el que se carga la suerte para dar salida al toro a derecha o izquierda. Con el capote sujeto con las dos manos, el torero cita al astado, adelantando el capote y sacando hacia atrás la pierna contraria. Es el lance más frecuente para recibir al toro, fundamental en el toreo de capa. Se suele rematar una serie de verónicas con la media verónica: el torero, apenas el toro le sobrepasa, recoge el capote de costado obligándole a girar a su alrededor.