Tauromaquia

Lance a pies juntos

getimagePara torear a pies juntos, al igual que con el compás abierto, al toro se le echa el capote delante, para traerlo enganchado con los vuelos. Cuando el toro toma el capote, el torero, dando el medio pecho, va girando la cintura y en muchas ocasiones los talones, acompañando el recorrido del animal. Así lo han hecho los más excelsos representantes del toreo a pies juntos, como Pepe Luis Vázquez.

 

Larga cambiada a porta gayola

tggh El torero se coloca frente a la puerta de chiqueros, guardando las distancias, en el momento justo en que va a salir el toro. Al animal se le debe fijar y llamar su atención, a la vez que se coge el capote con ambas manos, pues el torero no sabe aún por qué lado embestirá finalmente el toro.

Cuando el astado ya está fijo, el matador esperará a que meta la cara en el capote, en los vuelos. Entonces el matador soltará la mano que no torea, pasará la otra por encima de la cabeza dando la vuelta al capote e intentará hacer la suerte lo más lucida posible.

La larga cambiada de rodillas también se puede dar en el tercio. Su ejecución es similar, si bien el matador deberá situarse más fuera de la trayectoria del toro, para que el animal se venga de dentro a afuera.

Lopecina

lopecina Se comienza con el capote plegado. La mano izquierda se sitúa en el centro de la esclavina y la derecha en el extremo derecho, citando así al toro que debe arrancarse de lejos. El brazo derecho hay que levantarlo para imprimir vuelo al capote, quedando plegado constantemente en un momento del movimiento, dirigiéndolo primero hacia el lado derecho.

Después se varía el giro y se dirige hacia el izquierdo, cambiando así la embestida del toro que deberá salir finalmente por este lado. La suerte se finaliza con un movimiento similar al giro de la chicuelina, en sentido contrario a la embestida del animal. Si desea ejecutar otra lopecina el matador deberá distanciarse de la res y citarla nuevamente de lejos.

En la actualidad, El diestro Julián López El Juli realiza esta suerte con frecuencia en lo que ha supuesto la resurrección de esta particular suerte del toreo a pie.

Gaonera

GaoneraGaonera Se le atribuye a Rodolfo Gaona. El diestro se echa el capote a la espalda con un medio farol. Cuando el toro embiste al engaño, el torero, que mantiene un lado del capote sujeto con una mano y el otro con la otra, estira uno de los brazos al acercarse el toro para mostrarle el engaño y darle salida por ese lado, cargando a la vez la suerte. Pasa el toro ante el pecho.

Chicuelina

Entre las muchas suertes de capa que se conocen, la chicuelina es de las más socorridas en el toreo moderno. El inventor de la “Chicuelina” fue el famoso torero cómico Rafael Dutrus “Llapisera”, que la aplicaba en la lidia de becerros. Más tarde fue Chicuelo quien copió este lance para ejecutarlo con los toros. Así recibieron el nombre de “Chicuelinas”.

Sujetando el capote con ambas manos, citando de frente al toro, se espera que éste llegue a los terrenos del diestro, que, girando sobre sí mismo, hace pasar al animal por el costado, para, a continuación, ganar terreno y quedar colocado para el siguiente lance.

La Verónica

Lance natural con el capote en el que se carga la suerte para dar salida al toro a derecha o izquierda. Con el capote sujeto con las dos manos, el torero cita al astado, adelantando el capote y sacando hacia atrás la pierna contraria. Es el lance más frecuente para recibir al toro, fundamental en el toreo de capa. Se suele rematar una serie de verónicas con la media verónica: el torero, apenas el toro le sobrepasa, recoge el capote de costado obligándole a girar a su alrededor.